(+58) 212- 443.31.53 repam.venezuela@gmail.com

Con motivo del cuarto aniversario de la publicación de “Querida Amazonía”, el Hermano João Gutemberg Sampaio, Secretario Ejecutivo de la Red Eclesial Pan-Amazónica-REPAM, habla sobre los sueños y desafíos que la Amazonia y sus pueblos enfrentan.

El Papa Francisco nos llama a tomar una posición. Una posición entre dos opciones. Una opción financiera, política o social que mira a la Amazonía como un lugar para la explotación, para el lucro, para el aprovechamiento de los recursos naturales a toda costa, generando la invasión de territorios, el agotamiento de los recursos y la contaminación del medio ambiente. Pero también hay otros grupos sociales, políticos, económicos y eclesiales que piensan como el Papa Francisco: a la Amazonia hay que amarla, hay que cuidarla, hay que disfrutarla ordenadamente a favor de sus pueblos y pensando también en el futuro de la humanidad. Desde esta perspectiva del cuidado, los recursos naturales son considerados un bien común para las generaciones actuales y futuras.

A punto de cumplir 10 años de existencia, la REPAM es el resultado de un camino recorrido por la Iglesia profética y encarnada en el territorio amazónico. El Hermano João Gutemberg destaca cómo el camino de la REPAM ha estado en conexión con la “Querida Amazonia”.

La REPAM ha basado su plan pastoral en lo que se destaca en Querida Amazonía, porque el Papa Francisco propone cuatro sueños orientadores: el sueño social, el sueño cultural, el sueño ecológico y el sueño eclesial. Siguiendo la exhortación de Francisco, las culturas, las comunidades, el medio ambiente y la Iglesia están interconectados en este cuidado de la Amazonia. Un cuidado que parte de un conocimiento atento y amoroso tanto del medio ambiente como de las comunidades. Para ello, necesitamos tener una actitud contemplativa ante la belleza de la Amazonia y un papel activo en su cuidado y defensa. Este cuidado es urgente porque los pueblos están amenazados, la Amazonia está amenazada, el medio ambiente está amenazado. Por eso la Iglesia nos pide que miremos las maravillas de la Amazonia, sus encantos. También sus dramas y su misterio. Y esto es lo que anima a los defensores de la Amazonia. La REPAM se ha esforzado por aprovechar estos pasos metodológicos y propositivos dados por el Papa Francisco. Queda mucho camino por recorrer, y cuanto más podamos implicar a la sociedad, a la Iglesia, a las comunidades, a los responsables políticos y económicos en este enfoque del cuidado, mejor irán las cosas en la defensa de la vida.

La exhortación apostólica “Querida Amazonía” es un llamamiento a toda la humanidad para que reflexione y actúe para cuidar de nuestra Casa Común, no sólo en la región amazónica, sino en todo el Planeta. El documento enfatiza la necesidad de construir una relación de respeto y armonía entre los seres humanos y la naturaleza, buscando la preservación y restauración de la creación de Dios.

Artículo de la REPAM internacional