(+58) 212- 443.31.53 repam.venezuela@gmail.com

En Venezuela, cada 18 de marzo, se conmemora el Día Nacional del Niño y Niña Indígena con el objetivo de resaltar su existencia en nuestro país y recordar que ellos tienen el derecho de vivir con calidad y libres de violencia.

Cada niño indígena representa el futuro de la Amazonía por lo que cuidarla y salvarla debe ser una tarea de todos los días; ellos son los herederos del conocimiento de sus familiares, los que a través del ejemplo y la observación aprenden a desarrollar el valor de la naturaleza, la cultura y la educación.

Para cuidar, respetar y valorar a los niños indígenas se debe luchar por preservar la cultura y las tradiciones y solo así, los infantes serán los garantes de mantener vivo el origen de todos los indígenas.

En Venezuela tenemos niños indígenas en el estado Amazonas, Anzoátegui, Apure, Bolívar, Delta Amacuro, Sucre y Zulia y aunque se encuentren en zonas lejanas hay que ser vigilantes de que no estén privados de lo necesario para su integridad física y emocional. 

Según reportes periodísticos los infantes indígenas sufren varios tipos de violencia, pero entre ellos los que hacen más ruido son la violencia estructural por a la falta de medicina, son víctimas del crimen organizado, sufren de desnutrición y de constantes violaciones sexuales.

Varias ONG denuncian que en las tierras indígenas de Venezuela los niños son los principales afectados por el sarampión y otras enfermedades y que no hay médicos ni insumos para poder sanarlos y atenderlos.