(+58) 212- 443.31.53 repam.venezuela@gmail.com

En los últimos años, las olas de calor marinas están pasando factura en el Mediterráneo. Lamentablemente las gorgonias que históricamente se han podido ver en la Costa Brava entre 15 y 30 metros de profundidad están muriendo.

Los expertos aseguran que la situación “es muy grave”, que auguran que en quince años solo se encontrarán a más de 30 metros, con la afectación que conlleva tanto a nivel ecológico, con pérdida de biodiversidad, como a nivel de merma de atractivo de patrimonio natural para los miles de buceadores que acuden a contemplar la riqueza de esta costa. Para saber el impacto real sobre la salud de las gorgonias, en septiembre y octubre del año pasado se celebraron unas jornadas de ciencia ciudadana marina con inmersiones de voluntarios y científicos.

Los resultados han permitido concluir que todas las poblaciones muestran mortalidad. En la gorgonia roja en más de la mitad de los casos existe una afectación severa (más del 60% de gorgonia afectada) y en la blanca asciende al 80%.

Las jornadas “Coralligenous Weekends” forman parte de las actividades del proyecto CorfunTED2021-131622B-I00, financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y por la Unión Europea (con fondos Next Generation), en colaboración con los Observadores del Mar y coordinado por los biólogos marinos Cristina Linares de la Universidad de Barcelona (UB) y Joaquim Garrabou, del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC. Con la ayuda de 70 voluntarios y 6 centros de buceo se evaluó el impacto de las olas de calor en más de 10.000 gorgonias blancas (Eunicella singularis) y rojas (Paramuricea clavata), tanto en el Cap de Creus como en el litoral del Baix Empordà, entre Begur y Palamós. La zona norte presenta una mayor afectación, es decir, un mayor porcentaje presenta tejido muerto por estrés térmico.

Tras un entrenamiento teórico fuera del agua, voluntarios y científicos se sumergieron en 17 puntos distintos y realizaron 95 censos donde categorizaron las poblaciones dependiendo del porcentaje de gorgonias afectadas.

Esta especie, que además es un gran atractivo para el sector del buceo, antes se hallaba a 10 y 15 metros de profundidad, ahora estas están todas muertas o muy afectadas y solo se encuentran algunas sanas más allá de los 30.

El estudio concluyó que en los primeros 20 metros predomina la afectación severa, entre 20 y 30 metros una afectación moderada y no es hasta llegar más allá de los 30 metros que se hallan poblaciones con baja afectación -menos del 30% de las gorgonias afectadas.