(+58) 212- 443.31.53 repam.venezuela@gmail.com

47% de los “pulmones del planeta” está amenazado por el cambio climático y la deforestación

La selva amazónica se acerca a un punto de inflexión que tendría consecuencias devastadoras para el sistema climático mundial, según revela una nueva investigación.

Hasta el 47% de los “pulmones del planeta” podrían verse amenazados por el aumento de las temperaturas, las sequías, la deforestación y los incendios hasta 2050, según científicos del Instituto Potsdam de Investigación del Impacto Climático (PIK), en Alemania.

El sureste de la Amazonia brasileña ya ha dejado de ser un sumidero de carbono para convertirse en una fuente de carbono, lo que significa que emite más gases de efecto invernadero de los que absorbe.

Como explica Boris Sakschewski, científico del PIK, eso demuestra que “la presión humana actual es demasiado alta para que la región mantenga su condición de selva tropical a largo plazo”.

Pero el problema no acaba ahí, dice. “Como las selvas tropicales enriquecen el aire con mucha humedad, que constituye la base de las precipitaciones en el oeste y el sur del continente, perder selva en un lugar puede llevar a perder selva en otro, en un bucle de retroalimentación autopropulsado o, simplemente, ‘punto de inflexión'”.

¿Qué ocurre si se cruza el punto de inflexión del Amazonas?

La Tierra tiene una serie de umbrales naturales que, si se traspasan, pueden hacer que las temperaturas se descontrolen y desencadenar efectos dominó devastadores para los ecosistemas y las personas.

El retroceso de la Amazonia es uno de ellos, junto con el colapso de las grandes capas de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental, la muerte de los arrecifes de coral en mares más cálidos y el colapso de una importante corriente oceánica del Atlántico.

El impacto de la pérdida de bosques no se detiene en las fronteras del Amazonas, explican los autores del nuevo estudio publicado hoy en la revista Nature.

Al igual que su caudaloso río, los árboles del Amazonas absorben agua y bombean miles de millones de toneladas de vapor de agua al día en enormes “ríos voladores”. Esta humedad aerotransportada es una parte fundamental del monzón sudamericano y, por tanto, esencial para las lluvias en vastas zonas del continente.

Y dado que la Amazonia en su conjunto sigue almacenando carbono equivalente a entre 15 y 20 años de emisiones humanas actuales de CO2, su liberación a través de la pérdida de bosques aumentaría significativamente el calentamiento global.

Con información de es.euronews.